Nouvelles

Présenter

Corte Interamericana de Derechos Humanos celebra audiencia que expone el fracaso de Guatemala encombatirla epidemia de femicidio

(24 de abril de 2015 | Cartagena, Colombia)
Robert F. Kennedy Human Rights y la Asociación de Abogados y Notarios Mayas de Guatemala concluyeron el miércoles su
presentación ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el Caso Claudina Isabel Velásquez Paiz y otros V. Guatemala, que expone las graves faltas del gobierno guatemalteco a su deber de prevenir, investigar y sancionara los responsables del asesinato en el 2005 de Claudina Isabel, una joven estudiante de derecho que soñabaconvertirse en defensora de derechos humanos.

“La vida de Claudina Isabel fue terminadabrutal y trágicamente por el hecho de ser mujer, y porque su gobierno no cumplió con su obligacióndeprotegerla,” dijo Kerry Kennedy, Presidenta de Robert F. Kennedy Human Rights. “El caso de Claudina Isabel es emblemático del absoluto fracasodel gobierno guatemalteco en detener la marea creciente de femicidio en el país, que ya se ha tomado la vida de miles de mujeres.”

Cuando Claudina Isabel no llegó a casa el 12 de agosto de 2005 después de asistir a una fiesta en Ciudad de Guatemala, sus padres empezaron una búsqueda desesperada e intentaron presentar una denuncia formal ante las autoridades por su desaparición.Sin embargo, la policía negó recibir la denuncia y no tomó ninguna acción para prevenir su muerte. El cuerpo asesinado de Claudina Isabel fue descubierto la mañana siguiente con signos de violencia sexual. La investigación sobre el femicidio de Claudina Isabel presentó faltas graves y discriminatorias de debida diligencia, incluyendo el mal manejo de la investigación forense y la interrupción del funeral para tomar sus huellas dactilares.

Durante una década, la familia de Claudina Isabel ha buscado justicia enfrentándose con la resistencia y el desprecio de parte de los funcionarios estatales. Casi diez años después, el
asesinato de Claudina Isabel sigue sin esclarecersey las graves fallas sistemáticas que llevaron a su muerte, también continúan sin resolverse. “A cada paso de la investigación del asesinato de Claudina Isabel, el gobierno actuó negligentemente.La falta de voluntad política para remediar las irregularidades demuestra
la discriminación contra las mujeres en el sistema guatemalteco de justicia,” dijo Santiago A. Canton, Director Ejecutivo de RFK Partnersfor Human Rights. “Al igual que en el 97% de los casos de femicidio en Guatemala, el gobierno no ha identificado ni sancionadoal asesino de Claudina Isabel luego de casi una década.

¿Cuántas mujeres más tienen que morir para que el gobierno de Guatemala ponga fin a la impunidad?
A pesar de la disminución general de la tasa de homicidios en el mundo, el número de mujeres asesinadas por el sólo hecho de ser mujer sigue creciendo. Las mujeres en las Américas están particularmente en riesgo, donde las tasas de femicidio han llegado a proporciones epidémicas. La insuficiencia – y muchas veces la indiferencia – de las respuestas estatales ante el femicidio es indicativo de la discriminación estructural contra
la mujer. El resultado es un patrón sistemático de impunidad que perpetúa el ciclo de violencia, al enviar un mensaje a los agresores y a las víctimas de que el Estado tolera y
acepta estos crímenes atroces.

El caso de Claudina Isabel presenta una oportunidad única para la Corte Interamericana defortalecer aún más la obligación internacional de debida diligencia de los Estados en el
contexto de la violencia contra las mujeres, proporcionándole el marco legal y las herramientas necesarias para abordar las causas fundamentales de violencia y discriminación y transformar las vidas de millones de mujeres en las Américas.