Novedades

Prensa

Diario La Nación: Acoso y maltrato en las cárceles de mujeres, otra cara de la violencia de género

Una jueza bonaerense publicó un libro con un severo diagnóstico sobre la situación de las unidades femeninas en el sistema penitenciario; qué dice el gobierno de Vidal

 

En las cárceles de la provincia se concentra el 70 por ciento de la población de mujeres privadas de la libertad del país. Durante más de veinte años, Graciela Angriman las recorrió a diario y se entrevistó con cientos de presas. Primero como abogada, después como jueza. Este mes publicó un libro de 600 páginas cuyo eje son las historias de las mujeres que viven con sus hijos en prisión; de las que fueron abandonadas por sus familias; de las que sufrieron maltratos y abusos y no pueden denunciarlos.

Ante la falta de información oficial sistematizada, la autora creó sus propios registros en base a su acceso a datos, legajos y expedientes de las mujeres en prisión. De ese trabajo surgió Derechos de las mujeres, género y prisión (Cathedra Jurídica), el resultado de su tesis doctoral bajo la dirección del abogado penalista Maximiliano Rusconi, donde da cuenta de que la mayor parte está presa por delitos menores vinculados a la ley de estupefacientes. De que los programas de reinserción laboral para internas apuntan exclusivamente a las tareas domésticas. De que las mujeres sufren abandono de sus familias y parejas por la lejanía y la pobreza y esto les impide el acceso a productos de primera necesidad. De que temen mandar a sus hijos a los jardines maternales de las cárceles, porque son víctimas de maltrato. De que tienen escaso acceso a métodos anticonceptivos. De que, en cambio, sí tienen llegada a las drogas, pero no a programas de rehabilitación. De que en las cárceles no se impulsa la desnaturalización y prevención de la violencia de género.

Leer nota completa aquí