Varias asociaciones habían reclamado la derogación de una ley que afirman ha empeorado las condiciones de trabajo y vida de las prostitutas

La ley sobre prostitución que desde 2016 penaliza en Francia al cliente y no a las mujeres que se prostituyen es “conforme” a la ley. Así lo decidió este viernes el Consejo Constitucional, el máximo órgano de consulta sobre la constitucionalidad de las leyes francesas, tras analizar una petición de varias organizaciones que pedían su rechazo al considerar que no solo atenta contra las libertades personal y empresarial, sino que, además, ha provocado un empeoramiento de las condiciones de trabajo y seguridad de las prostitutas.

 

Lea toda la nota completa aquí