Está acusada de captar personas con problemas económicos, familiares y de salud. Hay casos de hace diez años.

 

Decían que eran pastores, que resolvían problemas y que todo era cuestión de fe. Con ese discurso, durante casi diez años una pareja logró atraer personas vulnerables y desesperadas para que escucharan sus prédicas en un departamento alquilado de Mar del Plata donde funcionaba el “Ministerio Apostólico Zion”. Pero lo cierto es que no era sólo una cuestión de fe sino de aportar dinero y convocar más fieles. Tanto que la pareja se expandió y armó una carpa gigante que llamó “El Templo”. Pero fueron denunciados y un juez acaba de elevar a juicio la causa en la que la pareja está acusada de explotar laboralmente a 37 personas y abusar sexualmente de cuatro.

El juez Santiago Inchausti, a cargo del Juzgado Federal Nº 3 de Mar del Plata, dispuso la elevación a juicio de la causa investigada por el fiscal Nicolás Czizik por la que se acusa a Isaías Nelson Hurtado y Patricia Padilla Coronado por el delito de trata de personas con fines de explotación laboral. Los agravantes son numerosos: el uso de engaño, fraude, violencia, amenaza, intimidación, abuso de autoridad, situación de vulnerabilidad, concesión y recepción de pagos, beneficios para obtener el consentimiento de personas sobre las que se tuvo autoridad, por la cantidad de víctimas, por ser ministro o autoridad de culto, por la consumación de la explotación y por haber víctimas menores de edad. Además, a Hurtado también se lo acusa por el delito de abuso sexual con acceso carnal reiterado de tres mujeres y la tentativa con una cuarta. También agravados por ser ministro y autoridad de culto.

Vea la nota completa aquí