Novedades

Actualidad

No habrá Justicia

Tenemos fiscales que opinan que una niña de 13 años tuvo sexo consentido; integrantes de cortes provinciales que opinan que las mujeres no pueden acceder a los altos tribunales “porque hay buenas abogadas pero no dejan de ser mujeres”; jueces que mantienen presa a Belén en Tucumán, que entregan hijos a femicidas, que no aplican la ley en el caso de una niña embarazada violada como Juana.

Ese juez de la Corte de Chubut ¿qué opinará si acosaron a una mujer en su trabajo?, ¿si le niegan empleo porque puede embarazarse? ¿Quiénes son los jueces que contribuyen a que los padres separados no se hagan cargo de sus hijos o no investigan las insolvencias fraudulentas de los maridos divorciados?

Una Corte sin mujeres es un retroceso frente a un derecho adquirido que había iniciado un proceso de cambio que no debe detenerse. Es a Carmen Argibay a quien debían reemplazar, era continuar y engrandecer su trabajo, para darle una respuesta concreta desde la Justicia a una multitudinaria marcha que se realizó 12 días antes de la votación (de los nuevos integrantes de la Corte Suprema) y para la que muchos posaron con el cartel de #NiUnaMenos.

Impugnamos a (Horacio) Rosatti y (Carlos) Rosenkrantz, como en su momento lo hicimos con (Roberto) Carles y reclamamos mujeres en la Corte, no sólo porque así lo manda la ley, el artículo 3 del Decreto 222, la Constitución Nacional y los tratados internacionales, sino porque el sistema judicial tampoco defiende esos derechos.

Nota Completa

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-10693-2016-07-03.html